Avena para desayunar: Variantes

¡Hola a todos! Bienvenidos un día más al blog. Hoy os traigo una entrada sobre un tema del que ya he escrito pero sé que a muchos os va a interesar, sí os traigo un par de variantes de porridge o lo que es lo mismo gachas de avena. El motivo es que muchas compañeras (y algunos compañeros), que me siguen en instagram, tienen cierta curiosidad por las variantes que preparo últimamente de esta receta fácil, sencilla y que como ya sabéis es muy beneficiosa para nuestro organismo. Partiendo de la receta básica y variando los ingredientes opcionales que aparecen es muy fácil crear combinaciones para todos los gustos y que harán que nuestro desayuno no sea nada aburrido, así que comencemos:

  1. AVENA CON NUECES: La primera opción es la receta que ya conocéis y donde aparece la receta básica, para más comodidad la vuelvo a dejar AQUÍ.

    Porridge con nueces.

    Porridge con nueces.

  2. AVENA CON ARÁNDANOS Y PLÁTANO: En esta segunda opción al cocer la avena en la leche añadiremos unos arándanos bien lavados (podéis hacerlo también con frambuesas) y lo tendremos a fuego medio. Los arándanos y las frambuesas tienden a deshacerse poco a poco, dejando la avena teñida de un color rosa muy llamativo, si no tenéis mucho tiempo y queréis el mismo resultado también podeis añadir directamente los arándanos triturados. Finalmente me gusta colocar un poco de plátano o más arándanos encima. No suelo añadir endulzante a esta receta, pero siempre se le puede añadir al momento de cocción un poco de azúcar, stevia, miel…

    Avena con arándanos y plátano.

    Avena con arándanos y plátano.

  3. AVENA CON CHOCOLATE: Para los amantes del dulce en esta ocasión añadiremos a la avena, cuando se esta cociendo, un par de cucharadas de cacao puro en polvo 0% azúcar y un poco de stevia o endulzante al gusto. Como sugerencia para presentarla podemos rallar un poco de chocolate negro por encima.
    Avena con chocolate

    Avena con chocolate.

    Y listo, comer sano no tiene por qué ser aburrido, basta con variar los ingredientes opcionales y dar con la combinación que más te guste, además la avena puede hacerse con cualquier tipo de leche e incluso con la mitad de leche y la otra mitad de agua. Espero que os animéis a probar estas variaciones de la receta original y me comentéis qué os parecen, un saludo y nos vemos en el próximo post.