Querido humano:

Querido humano: No sé tú pero yo estoy hasta las narices.

Hasta las narices de intolerancia, de injusticias y de personas que miran a otro lado. Hasta las narices de ver el planeta tan absolutamente maravilloso que tenemos y como nos lo cargamos. Hasta las narices de enfermedades sin cura, de compañías farmacéuticas que no comercian ciertos fármacos porque no interesa y de empresas sin corazón. Hasta las narices de ricos y menos ricos que se tiran un cubo de agua helada por la cabeza cuando en otros países MILLONES de personas mueren de sed.

Hasta las narices de políticos ladrones, bancos deshumanizados y salvadores que buscan sacar tajada de la desesperación. Hasta las narices de defensores de trabajadores que ni trabajan ni defienden. Hasta las narices de políticos que “hacen política” echándonos a pelear unos con otros como perros, echando culpas y no solucionando. Hasta las narices de que en política sigamos jugando al juego de los bloques y quien es católico tenga que ser de derechas y monárquico y quien es de izquierdas tenga que ser comunista, republicano y ateo ¿No aprendimos nada de nuestra guerra civil?

Hasta las narices de una justicia injusta. Hasta las narices de que se eche a vagabundos de las calles porque “dan mala imagen” y nadie se pare a buscar una solución para ellos, muy nuestro eso de “esconder la mierda bajo el sofá”. Hasta las narices de que no se recicle porque “da lo mismo”, hasta las narices de ser el primer país de Europa en cifras de animales abandonados, unos 400 al día ¿Cómo te quedas? Hasta las narices de generalizaciones, gente buena y mala hay en todas partes, ni todos son malos ni todos son buenos.

Hasta las narices de guerras, de muertos, de que no paremos en seco y seamos capaces de ver que no importan los bandos, una vida es una vida, y cada vida que se marcha sin decir adiós es una vergüenza para la humanidad. Basta de defender bandos, defendamos vidas. Hasta las narices de ver jóvenes sin esperanza, personas infelices, complejos y crueldades entre nosotros mismos ¿No somos todos iguales? Hasta las narices de decir que el mundo necesita paz, y que se puede conseguir por las buenas y que se rían de ti, por favor estudia a Gandhi porque no es la primera vez que ocurre. Hasta las narices de intolerancia en religiones, cuando toda religión defiende algo que es sagrado, LA VIDA ¿Qué mayor pecado hay que destruirla?¿No sabemos convivir?

¿De verdad crees que si todos quisiéramos no podría cambiar el mundo?¿De verdad necesitamos imponer las cosas por violencia? Me niego a pensar que unos seres que han evolucionado tanto como nosotros tengan tan pocas luces como para destruirse a sí mismos ¿A quién engañamos? A este paso es lo que vamos a conseguir, y las cosas grandes se cambian con pequeños pasos.

Piénsalo, yo ya pongo mi granito de arena en todo cuanto puedo. Y si yo puedo, tú también, grano a grano se hace montaña. No toleres la violencia en ninguna de sus formas, ayuda a quien puedas, y por un día deja de lado los prejuicios. Un saludo.

Anuncios

Un comentario en “Querido humano:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s