Madre no hay más que una

 

Madre sólo hay una.  Imagen de Mr Wonderful

Madre sólo hay una.
Imagen de Mr Wonderful

Mayo es el mes de la madre, y qué mejor oportunidad para escribir aquí y felicitar a la mía, porque ayer fue su día, porque todos queremos a nuestra madre y por muchas cosas más.

¡Y es que ser madre no es nada fácil! Nada más nacer, ella soporta tus llantos y  pasa noches en vela porque mientras tú lloras en esa cuna y tu padre duerme a pierna suelta, ella aún en la cuarentena intenta averiguar qué te pasa. Pero como no hay mal que cien años dure, tú creces y te das cuenta de que las madres son seres con una sabiduría y unos poderes a veces difíciles de comprender. Empiezas a oír cosas como: “No te pongas bizco que si te pasa una mosca por delante te quedas ciego”, “tómate el zumo que se le van las vitaminas” (Dios sabe a dónde), “¡A qué voy yo y lo encuentro!”…

Porque sí, las madres tienen superpoderes, como ese de hacerte la cama de tal forma, que ya puedes bailar capoeira debajo de las mantas que no se salen. De peinarte y cogerte las colas de tal forma que no se sale ni un pelo. De mirarte y saber que algo te pasa…

Las madres se preocupan por tu salud, y te lo demuestran con esas frases como: “¡Tapate bien los riñones que vas a coger frío!”, “Niño, llévate la rebeca que por la noche refresca”, “¿Estás malito? ¡Espérate que te hago un caldito!”. Y también son expertas en ponerte el NO por delante un par de veces al día: “¡NO arrastres los pies!”. “¡NO te toques los granos que se te va a quedar la marca en la cara!”. “¡NO me he sentado en todo el día!”. Y el archiconocido e ambivalente “¡NO te lo digo más veces!”.

Además entienden más de genética que cualquier médico e/y/o biólogo, ya que cuando haces algo que la disgusta sólo tiene que sentenciar con la frase “¡Eres igualita a tu padre!” para dejarle el marrón genético a otro.

Una madre siente la necesidad de saber cómo estás cuando te vas ya sea a casa de una amiga o a pasar unos días en cualquier lugar lejos de ella, puede hablar contigo de mil temas pero siempre hay dos preguntas de obligado cumplimiento en el reglamento de madre: “¿Has comido?” y “¿Estás abrigado?”.

Por último, una madre es aquella que te deja bien clarito quien manda en casa, mientras eres un niño te dice “Cuando seas mayor de edad harás lo que quieras” pero cuando eres mayor de edad esta frase muta a “Mientras vivas bajo este techo, harás lo que yo te diga”. Y por supuesto todas las madres te dejan claro que “Cuando tengas hijos lo entenderás”.

Yo aún no tengo hijos y sigue habiendo muchas cosas de las madres que no entiendo, pero madre sólo hay una, y como la mía NINGUNA. Felicidades atrasadas a mi mamá en su día, te quiero y te requiero, aunque sigamos sacándonos de quicio mutuamente ¿Qué sería de mi sin escuchar esas frases de madre y ese “¡Qué poquito te pareces a mí!”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s