Cambios y actualizaciones

Tras un día largo de cambios y actualizaciones en web, twitter y facebook; sigo con la impresión de que podemos seguir mejorando. En Adóptame intentamos hacerlo lo mejor que sabemos y, siempre dentro de nuestras posibilidades, intentamos seguir hacia adelante, con cuantos animales podemos.

En el camino hemos encontrado gente que mira hacia otro lado y no quiere saber nada de nuestra labor, personas que nos han pedido ayuda y luego han dado más problemas que soluciones; pero también personas agradecidas, comprometidas con nuestra causa, y que nos ayudan siempre que pueden, por ello tenemos que dar las gracias, porque seguimos existiendo gracias a todos aquellos que nos animan día a día y que publicitan nuestra causa. Ya casi somos 1000 en twitter (@estoyenadopcion), no me creo que esta gran familia crezca en tan poco tiempo, y seguro que esto vendrá acompañado de muchas cosas buenas.

Muchas gracias a todos esos amantes de los animales que están con nosotras, seguiremos haciendo nuestra labor lo mejor que podamos.

Si tenéis tiempo echad un vistazo a: http://adoptamesevilla.wordpress.com/

Anuncios

Una podenca en busca de ayuda.

En Adóptame Sevilla, prácticamente todos los días vivimos casos de abandono, de animales que llegan maltratados o en muy mal estado, pero esta vez el caso nos llega hondo.

1511742_245195612327614_2124259232_n

1014115_245195592327616_1170534020_n1920180_245195558994286_1057800414_n

Esta pequeña podenquita, apareció hace poco en unos olivares, está en pésimas condiciones, se puede observar que está en los huesos, pero además de todo eso hay algo más y es que está preñada.

No es la primera vez que nos pasa, pero aún no podemos entender cómo dueños que no esterilizan a sus perras al ver que están preñadas las dejan en la calle, y más en estos días en los que predominan las lluvias y el frío. Es una irresponsabilidad, si no se desean cachorros lo mejor es esterilizar y si no quieres esterilizar no lo hagas, pero hazte cargo de sus consecuencias.

La chica que encontró a la podenca no puede quedársela, la ha llevado a un solar abandonado, cerca de los olivares, y ha improvisado un refugio con las cosillas que ha encontrado por ahí, para que al menos no pase frío o se moje. Necesitamos encontrar una casa que se haga cargo de ella durante los diez días después del parto. Y si fuera posible encontrarle un hogar, ya que después de su recuperación irá a una protectora. En nuestras manos está evitarlo. Cualquier tipo de ayuda será bien recibida.

Y por favor, si tienes una perra o una gata sin esterilizar, recapacita y piensa si estás dispuesto a hacerte cargo de futuras camadas, evitemos más casos como este.

Contacto a:       twitter – @estoyenadopcion   //  facebook – https://www.facebook.com/estoyenadopcion

El billete de 50€.

Un profesor de secundaria llegó un día a su clase con un vaso de agua y otro de tierra. Los niños lo miraban extrañado sin entender qué hacía su maestro con un vaso de tierra, entonces el profesor sacó un billete de 50€ de su bolsillo y preguntó: ¿Quién de vosotros quiere este billete?

Todos los niños levantaron a la vez la mano, gritando alto que querían los 50€. El profesor al ver la reacción dijo: Un momento, esperad.

Arrugó el billete hasta hacerlo una bolita, lo volvió a estirar y preguntó de nuevo: ¿Quién de vosotros aún quiere el billete?

Todos los niños volvieron a levantar la mano, nerviosos ante la idea  de obtener los 50€. El profesor pidió silencio, y volvió a decir: Chicos, un momento.

Cogió el billete, lo mojó en el vaso de agua y seguidamente lo metió en el de tierra. El billete salió totalmente embarrado. Entonces volvió a decir: ¿Seguís queriendo el billete?

Uno de los niños respondió: Profesor ¿Qué está haciendo? Son 50€, aunque los ensucie aún podemos usarlos.

El profesor al oír al niño tiró el billete al suelo, lo pisoteó, lo volvió a coger y le preguntó al niño: ¿Ahora también lo quieres?

El niño respondió: Por supuesto profesor, 50€ son 50€ da igual si están pisoteados o sucios.

Entonces el profesor por fin dejó el billete en su mesa y dijo: Entonces ¿Por qué no hacéis con vosotros lo mismo que con el billete? Tú eres tú, y nunca vas a perder valor, da igual que la vida te pisotee, te arrugue o te arrastre por el barro. Sigues valiendo lo mismo, sois más valiosos que el billete de 50€, recordad eso.

Aquel día los niños aprendieron una lección de autoestima, mucho más valiosa que cualquier otra lección escolar.

¿La generación de los tontos?

Todos hemos escuchado alguna vez eso de “la generación tecnológica” y “nativos digitales”, ya nadie se extraña al oír hablar de redes sociales, whatsapp, webs o internet. Nos hemos adaptado tanto a estos términos que forman parte de nuestro día a día, pero ¿Hasta qué punto nos beneficia la tecnología?

La comodidad de poder comunicarnos con otras personas estén donde estén y en el formato y modo que queramos es una ventaja notable, en el recuerdo quedan esas épocas en las que para hablar con otra persona tenías que mandar una carta. Con un simple toque a día de hoy puedes mandar un whatsapp o un mensaje por redes sociales de modo masivo.

La comunicación es buena, pero también nos perjudica ¿por qué? porque estamos dando una información sobre nosotros (más o menos personal) y cualquier persona puede acceder a ella. Hay filtros para evitar esto pero también hay que ser conscientes de que los sistemas informáticos tienen fisuras. Hay empresas que utilizan facebook como herramienta para decidir si se  contrata o no a un trabajador. Y como siempre, personas que van más lejos y usan internet como una forma de realizar estafas muy elaboradas.

Pero lejos de las ventajas y desventajas de la tecnología hay otro aspecto más preocupante, que es la adicción a estos medios. Pocas personas son capaces de vivir sin móvil, ordenador, tablet, etc. Y es que aunque no lo notemos internet puede ser una herramienta o un vicio. Un vicio que crea además en nuestra mente una sensación de que vivimos en una “realidad virtual” que verdaderamente no existe. Este tipo de problemas lo encontramos sobre todo en las generaciones más jóvenes, niños de 3 y 4 años que prefieren coger un ordenador a jugar con sus montones de juguetes traídos por los reyes, y padres que permiten que sus hijos pasen la mayor parte de su tiempo pegados a una pantalla ¿Dónde ha quedado el salir a jugar a las calles o pasar un día de picnik y bicicleta por algún parque? El resultado de todo esto son niños sedentarios que lloran por que les quites el móvil cinco minutos, y no por capricho sino porque verdaderamente les causa una situación de estrés.

En resumen, yo, usuaria de redes sociales e internet, me inclino a pensar que estamos dando pié a unas nuevas generaciones no “más conscientes de la tecnología”, sino más desequilibradas a nivel emocional. Tecnología como herramienta SÍ, adicción a la tecnología NO. No perdamos de vista que es un medio virtual, y a veces a la mente le cuesta distinguir entre realidad y ficción.