Cuando todos los días resultan iguales

“Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su 983958_138386603023981_1195792244_nvida cada vez que el sol cruza el cielo. “

Y en muchas ocasiones nos vemos atrapados en semanas que parecen idénticas unas con otras. Sin pararnos a pensar lo afortunados que somos simplemente por estar vivos, por tener las comodidades que tenemos, por tener amigos que siempre están ahí para animarnos y decirnos “venga, vayamos de cañas”, por tener una familia (hijos, tíos, padres, abuelos, nietos…) que aunque tenga fisuras y a veces se resquebraje siempre forma un bloque sólido en ocasiones importantes, por tener una pareja que nos acompañe en el camino y lo haga todo más fácil, por tener una mascota que al llegar a casa es la primera en saludarte y demostrarte que “te estaba esperando” sólo para sentir el calor de tu mano acariciando su cabecita. Somos afortunados hasta por tener enemigos porque ellos nos demuestran que algo debemos estar haciendo bien, ya que ellos nos dan tanta importancia que no saben cómo canalizar su admiración hacia nosotros.

Estamos rodeados de amor constantemente, de belleza, de naturaleza, de regalos que Dios pone cada mañana y cada noche para que tú los disfrutes. Lo que nos hace ver la vida como algo monótono son simples distracciones tan fáciles de apartar como fácil es apartar una cortina de una ventana ¿A qué esperamos entonces para formar parte de la magnificencia que nos rodea?¿A qué esperamos para demostrar el cariño que de verdad sentimos en vez de condicionarnos por recuerdos y rencores del pasado?

Yo ya no espero más para decirles a todos aquellos que forman parte de mis semanas, meses y años que los quiero. Que estoy aquí, que siempre he estado aquí. Y que vivan reteniendo lo bueno, y dejando ir aquellas cosas negativas que amenazan con formar una cortina que te impida ver ese cielo del que todos formamos parte. Mejor amar, exponer las emociones y sentirte vivo, a callar y sentirse vacío ¿No crees?

AnieGP®

Anuncios

15 Cosas Que empeoran tu día

large (2)#1: Que estés pasando por una zona encharcada (normalmente un paso de cebra) y justo en ese momento pase un coche a altas velocidades y te llene de agua. (Momento “mecagontó” claramente)
#2: Ese clavo de las sillas de instituto que por alguna extraña razón se ha empeñado en dejarte calva/o. (Específico para gente con el pelo largo)
#3: Ver de lejos a una persona, saludarla creyendo que es tu amigo y que al acercarte no lo sea.
#4: La típica viena de bocadillo que tiene ganas de pelea y te raspa el paladar entero.
#5: Los 20 minutos que te quedas en tu casa buscando tus llaves. (Cuántos buses y trenes se pierden por eso…)
#6: (Cuando vas con prisas) Señoras que van andando a paso tortuga por la calle pero no se dejan adelantar fácilmente.
#7: Ver en un examen “NOMBRE:” poner tu nombre y apellidos y leer justo abajo “APELLIDOS:”.
#8: Los guisantes de la ensaladilla.
#9: Estar acabando un trabajo en el ordenador, que se te vaya la luz (o se te vaya al mismísimo carajo el ordenador) y tener que volver a hacerlo desde el principio.
#10: Esa pelea que tienen tus vecinos con los taladros a las 7 de la mañana los fines de semana.
#11: Levantarte de la cama para ir al baño y que una pata o esquina de un mueble te deje sin dedo pequeño del pie.
#12: Que se te acabe el termo justo cuando tú te estás duchando.
#13: Quedarte sin papel higiénico y que no haya nadie en casa.
#14: Cuando te entran ganas de estornudar, y no puedes.
#15: (Cuando sales a tirar la basura en pijama) Ese momento en el que tiras la bolsa y vuelves galopando a casa porque te das cuenta de que ya no tienes excusa para ir en pijama y babuchas por la calle.